Retour page d'accueil

IDHAE World  Globebservatorio mundial sobre los derechos de defensa y las amenazas contra los abogados

OTRAS IDHAE ACCIONES URGENTES

OBSERVATORIO PARA LA PROTECCION DE LOS DEFENSORES DE DERECHOS HUMANOS

Amnistía Internacional- Acciones Urgentes

Protection Online

Ultima Hora Defensores

DERECHOS

Human Rights

Proyecto Desaparecidos: Notas

Human Rights Watch Campañas (HRW)

Equipo Nizkor |

Retour page d'accueil

ACCIÓN URGENTE ABOGADO

 

NICARAGUA

 30 de octubre de 2009

 

 

Agresión contra

Ana Eveling Orozco

Retour page d'accueil

abogada y miembro del Movimiento Autónomo de Mujeres de Nicaragua – MAM

 

Source :   Observatorio   

     

 

 

 

Ana Eveling Orozco, abogada y miembro del Movimiento Autónomo de Mujeres de Nicaragua (MAM), una ONG de carácter político y social que trabaja por la democracia y la igualdad,  la Sra. Patricia Orozco, periodista y líder de Movimiento Autónomo de Mujeres de Nicaragua (MAM),   y la Sra. Lorna Norori   fueron hostigadas y luego detenidas en la ciudad de León.

 El 30 de octubre de 2009, cuando la Sra. Patricia Orozco estaba regresando, junto con las Sras. Lorna Norori y Ana Eveling Orozco, otras miembros del MAM, de una capacitación con representantes de otras organizaciones de defensa de los derechos de las mujeres ,  agentes de la policía nacional detuvieron el taxi que las transportaba. Solicitaron sus documentos así como los documentos del conductor del vehículo. Las Sras. Patricia Orozco, Lorna Norori y Ana Eveling Orozco pidieron que los agentes justificaran la revisión de sus objetos personales y, después de una discusión, terminaron por regresarles los documentos y dejarlas partir. Sin embargo, unos kilómetros más adelante, varios motorizados las detuvieron, y tras una inspección, les dijeron que las detenían porque estaban huyendo de la Policía.

Según la abogada Ana Eveling Orozco,  activista por los derechos de la mujer, su hermana Patricia, de 52 años, y que padece de Lupus, fue reducida con lujo de violencia por el agente policial Humberto Núñez, chip 7091, quien la golpeó y esposó para lanzarla –irónicamente-- sobre una camioneta de la Comisaría de la Mujer placa PN014.

Ana Eveling Orozco comentó que ella, su hermana, y la sicóloga Lorna Norori, todas del Movimiento Autónomo de Mujeres, culminaron un encuentro de féminas a quienes se impartió un taller realizado en Las Peñitas, municipio ubicado a 25 kilómetros del departamento de León.

A eso de las 4 de la tarde con 30 minutos, a su regreso a Managua en un taxi alquilado, al llegar a la aguja de retención policial cercana del lugar denominado El Rastro, los agentes solicitaron la documentación al chofer, los cuales fueron entregados para su revisión, sin embargo, también exigieron que se abrieran las maletas y los bolsos que ellas llevaban consigo.

 

Las mujeres reclamaron por qué querían hacer esa revisión, y después de una discusión, terminaron por regresarles los documentos y las dejaron partir. Sin embargo, unos kilómetros más adelante, varios motorizados las detuvieron, y tras una inspección, les dijeron que las detenían porque estaban huyendo de la Policía.


Bajo los reclamos de las feministas, los motorizados chip 8148 y 11640 hicieron llamados radiales, y apareció una patrulla de la Comisaría de la Mujer y otro vehículo placa 101 45, fue entonces cuando el agente Núñez empujó a Patricia Orozco contra el vehículo y le aplicó una llave sobre el cuello, tapándole la boca.

Tanto Norori como Ana Eveling Orozco intentaron ayudar a Patricia del salvaje trato policial, pero también fueron empujadas con violencia por los otros “agentes del orden”, mientras esposaron a Patricia, quien después de 20 años luchando por los derechos de las mujeres, fue intimada como si de una delincuente se tratara, y la subieron a la patrulla de la comisaría, llevándola a las celdas de detención de la delegación departamental en la ciudad de León.

Producto del altercado, Patricia Orozco resultó con golpes en la barbilla y con la muñeca de su brazo derecho inflamada. Para colmo, el valiente agente Núñez le gritaba que se callara y que era jefa de banda.

La Sra. Patricia Orozco solicitó que la examinara un médico por las lesiones sufridas en el marco de la violenta detención a manos de la policía, sin embargo, el médico en cuestión nunca se presentó.

En la fecha de publicación de este llamado, la Sra. Patricia Orozco y sus compañeras iban a presentar una denuncia por los hechos anteriormente denunciados ante el Departamento de Asuntos Internos de la Policía y también ante el CENIDH contra los funcionarios que la agredieron.

La agresión contra la Sra. Patricia Orozco tuvo lugar el mismo día en el que la Directora de la Policía, Sra. Aminta Granera, afirmara ante las organizaciones de derechos humanos en Managua que no se volverían a producir agresiones de la policía en contra de mujeres.

El Observatorio manifiesta su rotundo rechazo ante la agresión sufrida por la Sra. Patricia Orozco y teme que la misma haya sido motivada por sus actividades de defensa de los derechos humanos.

ACCIÓN SOLICITADA:

Favor dirigirse a las autoridades de Nicaragua urgiéndolas a:

i. adoptar de manera inmediata las medidas más apropiadas para garantizar la vida, la seguridad y la integridad física y psicológica de la Sra. Patricia Orozco, de todos los miembros del MAM y en general de todos los defensores de derechos humanos en Nicaragua;

ii. realizar una investigación inmediata, independiente, exhaustiva e imparcial en torno a los hechos arriba denunciados, con el fin de identificar a los responsables, llevarlos ante un tribunal competente, independiente e imparcial y aplicarles las sanciones penales y/o administrativas previstas por la ley;

iii. poner fin a todo tipo de hostigamiento, amenazas e intimidación contra todos los defensores de derechos humanos en Nicaragua;

iv. asegurar la aplicación de lo dispuesto por la Declaración sobre los Defensores de Derechos Humanos, adoptada por la Asamblea General de la ONU el 9 de diciembre de 1998, en particular en lo referente a la protección del derecho de toda persona “individual o colectivamente, a promover y procurar la protección y realización de los derechos humanos y las libertades fundamentales en los planos nacional e internacional” (Art. 1) así como en lo relativo al deber del Estado de garantizar “la protección de toda persona, individual o colectivamente frente a toda violencia o represalia, discriminación, negativa de hecho o de derecho, presión o cualquier otra acción arbitraria del ejercicio legítimo de los derechos mencionados en la presente Declaración” (Art. 12.2);

v. de manera general, garantizar el respeto por los derechos humanos y las libertades fundamentales en todo el país de conformidad con las normas internacionales de derechos humanos ratificadas por Nicaragua.

 

Copia la carta adjunta y envíala a la dirección indicada.

 

DIRECCIONES:

· Excmo. Sr. Daniel Ortega,

Presidente de la República,

Reparto El Carmen,

Costado oeste del Parque El Carmen,

Managua

Nicaragua, Fax: +505 266 3102

Email: presidente@presidencia.gob.ni

 

· Excma. Sra. Aminta Granera Sacasa,

Primera Comisionada,

Directora de la Policía Nacional,

Edificio Faustino Ruiz,

Managua,

Nicaragua,

Fax: +505 277 1871

 

· Dr. Julio Centeno Gómez,

Fiscal General de la República,

Ministerio Público,

km. 4 ½, Carretera a Masaya contiguo a Bancentro,

Managua,

Nicaragua,

 Fax: +505 255 6832

 

· Excmo. Sr. Carlos Robelo Raffone,

Embajador Extraordinario y Plenipotenciario,

Representante Permanente,

Misión permanente de Nicaragua ante las Naciones Unidas en Ginebra,

Rue de Vermont 37-39,

CH-1202 Genève,

Fax: +41 22 734 6585

 

LETTRE: (Gracias a Frontline) :

 

[Your name here]

 

Su Excelencia:

 

El 30 de octubre de 2009, la Sra. Patricia Orozco, defensora de los derechos de la mujer, la Sra. Lorna Norori y la Sra. Ana Evelyn Orozco, fueron hostigadas y luego detenidas en la ciudad de León. Patricia Orozco es periodista y líder del Movimiento Autónomo de Mujeres de Nicaragua (MAM), una ONG de carácter político y social que trabaja por la democracia y la igualdad. Fue maltratada en el momento del arresto. Ana Evelyn Orozco es abogada y miembro de MAM, mientras que Lorna Norori es psicóloga y miembro del Movimiento contra el Abuso Sexual.

 

El 30 de octubre de 2009, Patricia Orozco, Lorna Norori y Ana Evelyn Orozco regresaban de una jornada de capacitación ofrecida por representantes de otras organizaciones de derechos de la mujer. Funcionarios de la Policía Nacional detuvieron el taxi en el que viajaban y les solicitaron los documentos tanto a ellas como al conductor. Cuando las mujeres preguntaron por qué habían detenido el vehículo, los policías se negaron a dar explicaciones.

 

Poco tiempo después se les permitió continuar con su viaje, pero otra patrulla policial detuvo el taxi, diciendo que habían intentado escapar e ignorado las órdenes del primer grupo de policías. Nuevamente solicitaron los documentos del conductor y ordenaron a las mujeres descender del vehículo para registrar sus bolsos. Patricia Orozco expresó su malestar y se negó a cumplir con la orden de la policía, insistiendo que tanto ella como sus colegas no habían hecho nada malo. La policía ignoró sus quejas, y les informó que serían trasladadas a la estación de policía de León. Las autoridades solicitaron refuerzos y, momentos después, llegó una camioneta de la policía con varios oficiales. Esposaron por la fuerza a Patricia Orozco y la introdujeron a empujones en la camioneta, mientras uno de los oficiales la sujetó contra el piso y “le pidió que no hiciera nada, so pena de sufrir las consecuencias”. Luego, la defensora inquirió a la policía sobre las razones de su detención, pero no recibió respuesta.

 

En la estación de policía, los agentes pidieron a Patricia Orozco sus datos personas, pero ella se negó a darlos. En cambio, solicitó hacer una llamada telefónica para contactarse con el Centro Nicaragüense de Derechos Humanos (CENIDH) y solicitó que le quitaran las esposas. Al rato llegó un agente y avisó que la Sra. Aminta Granera, Comisaria Jefe y Directora General de la Policía Nacional había dado órdenes de que Patricia Orozco, Lorna Norori y Ana Evelyn Orozco fueran liberadas. Juntas, se llegaron hasta las oficinas de la Comisaría de la Mujer con el fin de radicar una denuncia sobre lo sucedido. Sin embargo, el jefe de la policía les informó que no podía tomarles la denuncia porque la Comisaría de la Mujer se ocupa solamente de casos de violencia doméstica.

 

Patricia Orozco solicitó ser examinada por un médico por los cortes que sufrió como consecuencia del maltrato de la policía, pero el médico nunca llegó. Las tres mujeres presentaron una denuncia en la Policía Nacional y fueron recibidas por el Inspector General, Alto Comisionado Juan Báez. Éste confirmó que se formaría una comisión especial para investigar el incidente, encabezada por el segundo de la División de Asuntos Internos de la Policía Nacional, y –a sugerencia de las mujeres- prometió incluir a un miembro de CENIDH.

 

El incidente ocurrió el mismo día que la Sra. Aminta Granera, Directora General de la Policía, declaró ante las organizaciones de derechos humanos en Managua que no había habido un resurgimiento de hechos de agresión policial contra las mujeres. En el 2008, Patricia Orozco recibió amenazas de muerte y violencia sexual, como consecuencia de su labor el día 28 de septiembre en la Campaña por la despenalización del aborto en Latinoamérica y el Caribe.

 

A mi entender, el hostigamiento y la detención de Patricia Orozco, Lorna Norori y Ana Evelyn Orozco, y los malos tratos de los que fue víctima Patricia Orozco al momento de su arresto tienen relación directa con su labor en defensa de los derechos humanos, en particular por los derechos de la mujer en Nicaragua. Asimismo, deseo manifestar mi preocupación por la integridad física y psicológica de Patricia Orozco, Lorna Norori y Ana Evelyn Orozco.

 

Por todo lo expuesto, solicito a las autoridades nicaragüenses que, con urgencia:

 

aseguren que se realice una investigación inmediata, imparcial y exhaustiva sobre el hostigamiento y la detención de Patricia Orozco, Lorna Norori y Ana Evelyn Orozco y sobre el maltrato dispensado a Patricia Orozco, con el fin de dar a conocer los resultados y llevar a los responsables ante la justicia, de acuerdo con los estándares internacionales.

garanticen la seguridad y la integridad física y psicológica de Patricia Orozco, Lorna Norori y Ana Evelyn Orozco, como así también la de todos/todas los/las demás miembros del Movimiento Autónomo de Mujeres de Nicaragua (MAM).

aseguren que todos/todas los/las defensores/as de los derechos humanos de Nicaragua, que desempeñan su labor legítimo en defensa de los derechos humanos puedan operar libremente y sin restricciones ni represalias.

Atentamente.

[Signature]

 

 

 

AGISSEZ AU PLUS VITE !

 

 

MERCI D'INTERVENIR IMMÉDIATEMENT

 

 

 

 

 

-->